martes, 14 de agosto de 2007

Una crueldad inconsciente de los padres

Este es un artículo un poco visceral, después de ver a muchos niños y niñas que sufren incesantemente sin que los adultos se apiaden de ellos y ellas, esos gritos y llantos de dolor que lamentablemente la mayoría de adultos llamados "padres" no se permiten ver,  escuchar ni sentir.
 
Vivimos en un mundo donde la guerra de la competencia nos embarga, en nuestro mundo con una preponderante religión: el dinero, se dice que hay que prepararlos para el futuro, cuanto mas pequeños mejor, para que puedan "competir" y sobrevivir en este mundo frío y violento, así lo perciben las criaturas recién nacidas que tienen que cambiar su lugar seguro y confortable en el útero materno por un mundo cruel y hostil fuera del vientre materno, según van creciendo, la pesadilla continua, y van aprendiendo lo que los humanos adultos les preparan, la confianza no existe.

Los niños cada vez mas pequeños son empujados a ser separados de sus madres o personas cercanas, los dejan en los inventos modernos que solucionan las necesidades de esta sociedad adultocentrista: las guarderías, cabe reconocer que existen muchas madres que están obligadas a trabajar para subsistir y no tienen otra alternativa que separarse de sus criaturas. Lamentablemente en las sociedades modernas mayormente llamadas desarrolladas las mujeres y hombres piensan más en su bienestar propio que en el de las criaturas, el mundo adultocentrista bajo el paradigma oficial repiten unanimemente que la criatura debe  "socializar" empezando desde la guardería. 

En todo esto existe una descomunal ignorancia de los padres modernos sobre las necesidades biológicas fundamentales de las criaturas, pues la "separación" forzosa anticipada sin respetar su ciclo natural afecta seriamente el desarrollo de sus criaturas. (1)


Para comprender esto, copio aquí un extracto de la investigación de los esposos Roberton sobre el alejamiento de sus madres a los niños en esta pequeña edad cuando sus cerebros aun están en plena formación, para mas información remitirse a Notas (1): 


La separación de los niños luego de alejamientos largos



Importantes investigaciones

Los investigadores James y Joyce Robertson han observado y filmado un grupo de niños de 2 años de edad o al inicio de su tercer año. Todos estos niños habían estado completamente separados de su madre o de otras personas a las cuales eran muy cercano. Los Robertson se dieron cuenta que a menos que el niño sea constantemente cuidado por la misma cuidadora, reemplazando así a la madre, todos pasaban a través de tres etapas: protesta, desesperanza e indiferencia.




Protesta






Cuando los bebés se separan de sus madres, van a comenzar a protestar en un esfuerzo urgente de reencontrar a su madre: Frecuentemente ellos lloraran muy fuerte y se sacudirán. Mirarán impacientemente a todos los gestos y todos los sonidos que podrían provenir de su madre. Podrán seguir así durante una semana o mas. Durante este período, los niños parecen encontrar el confort en su esperanza de reencontrar a su madre.



Desesperanza




Tarde o temprano, la segunda etapa de la desesperanza llega. Los niños continúan a preguntar por su madre pero pierden cada vez mas la esperanza de volverla a ver. Eventualmente, las protestas ruidosas cesan. Estos niños se vuelven indiferentes y en exclusión. La desesperanza se va solamente de tiempo en tiempo, se puede escuchar a estos niños gemir. Estos niños están en un estado de profundo dolor.



Indiferencia

  


Después de una semana o más, sin los cuidados de la madre o sin estar cuidados por una misma persona, se ve desarrollarse en los niños la fase de indiferencia. En este punto, el bebé muestra una ausencia casi completa de apego hacia su madre cuando la vuelve a ver. Es como si el bebé no se fiara mas de ella y que ya no quisiera mas pegarse a ella. En esta etapa parece feliz en la superficie y amigable con no importa quien, salvo hacia su madre que reaparece. Los empleados en los hospitales y en las guarderías familiares estaban muy emocionados en esta etapa, ellos pensaban que el niño se había estabilizado. Como resultado, se trataba de evitar las visitas de los padres para no conmocionar al niño que volverá a protestar cuando estos últimos partirán.



La capacidad de apego

En realidad, esta manera de hacer representa un desequilibrio, un clima malsano donde el niño se desarrolla con la falta de amor. Las bases de la confianza, normalmente presentes en un niño que está en presencia de su madre, parece bloqueado en los niños que se sienten solos. Este tipo de bloqueo en el espíritu del niño puede ser muy difícil de curar y puede causar graves problemas en el desarrollo emocional del niño. Los bloqueos menos serios pueden sobrevenir con separaciones menos importantes.

La vida de los seres humanos gira alrededor de lazos íntimos con otros seres humanos. Esto comienza con los padres y los otros individuos que están cerca de nosotros. Esta capacidad de apego, que se desarrolla en los primeros estados de desarrollo del niño, se siguen durante la adolescencia, la vida adulta y la vejez.

Gracias a estos lazos desarrollamos nuestra fuerza y nuestro amor por la vida.

Fuente:empathicparenting.org
, Extracto del curso El Arte de Ser Padres,
Traducido por la autora de este blog


________________________________________________________
Notas:

(1) Leer los artículos:
Consecuencias separación madre criatura
Documental Restaurando el paradigma Original
________________________________________________________


Artículos relacionados :


Documental y estudios sobre los orígenes de la violencia


Diez razones para no golpear a sus hijos


¡Es usted hijo de padre que hieren?


Alienación de la afección


Campaña Eduquemos sin violencia



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me interesó mucho el artículo porque me gustaría saber si es posible revertir esa indiferencia del bebé hacia su madre, es decir, si el bebé puede volver a confiar en su mamá y a demostrarle su amor, yo tuve que ausentarme por trabajo por 2 días y cuando regresé mi nena de 10 meses no quería nada conmigo y me siento fatal por ello, qué puedo hacer?

Marisol dijo...

Hola Anónimo, no soy la especialista en el tema pero puedo darte mi percepción de madre, tu criatura es pequeña aún, me parece perfectamente comprensible su actitud defensiva, pues evidentemente la separación la afectó y teme volver a sufrir, esta actitud de "indiferencia" que detectaron los investigadores Robertson se da en todos los niños con separaciones que se reiteran lamentablemente,en tu caso pienso que con mucho amor, apego, cariño, respeto por sus necesidades vitales, necesidades biológicas puedes salvar esta situación.
Gracias por comentar

CARITA DE LUZ dijo...

HOLA ANONIMO, YO TAMPOCO SOY ESPECIALISTA, PERO IGUAL QUE TU BUSCO RESPUESTAS, Y ENCONTRE UNA QUE QUIZA TE SEA DE GRAN AYUDA. EXISTE UNA TERAPIA QUE LEI, EN VARIAS PAGINAS, QUE SE LLAMA TERAPIA DE CONTENCION Y CONSISTE UN UN ABRAZO TERAPEUTICO QUE AYUDA TANTO A AL MADRE COMO AL BEBE A RECUPERAR ESA CONFIANZA Y ESE AMOR Y A PODER EMPLEARLO EN POSTERIORES SITUACIONES DE CRISIS Y DESARROLLO DEL BEBE Y ES TAMBIEN PARA ADULTOS, DE HECHO EXISTE UN LIBRO QUE YA LEI DONDE TE EXPLICA AMPLIAMENTE SE LLAMA "EL ABRAZO QUE LLEVA AL AMOR" SON INVESTIGACIONES DE JIRINA PREKOV QUE TRATA ESTE TIPOS DE SITUACIONES, TAMBIEN EXISTE EL INSTITUTO DONDE LLEVAN ACABO ESTAS TERAPIAS. OJALA TE AYUD. MI CORREO POR SI TIENES ALGUNA DUDA: elenglz2002@hotmail.com

Marisol dijo...

Carita de Luz, gracias por tu comentario y por la información muy valiosa